El cáncer y la nueva biología del agua




El Dr. Thomas Cowan, es médico en ejercicio, miembro fundador de la junta y vicepresidente de Weston A. Price Foundation.

A quien entrevisté anteriormente sobre varios temas diferentes, incluyendo el vínculo entre las vacunas y las enfermedades autoinmunes, el uso de naltrexona en dos bajas para las enfermedades autoinmunes y los tratamientos mas novedosos para enfermedades cardiacas. Asimismo, discutimos su último libro, titulado Cancer and the New Biology of Water.

"Escribí una serie de tres libros. El primero habla sobre el corazón, el segundo sobre las vacunas y la autoinmunidad y el tercero sobre el cáncer. Cuando comencé, comprendí que todo se trataba sobre el agua", explica Cowan.

"Mi primer libro era básicamente dos premisas, la primera es que el corazón no bombea la sangre. La razón del movimiento de la sangre en el cuerpo no es porque exista una propulsión por el corazón “sino” que es a causa de la dinámica del agua.

Luego comencé con el libro de vacunas y el significado de la enfermedad infantil. Lo que me llevo a profundizar en la composición de las células. De alguna manera comprendí que todo el problema del cáncer es un problema citoplasmático, es decir, gracias al agua.

Se convirtió en el punto culminante de esta serie de escritos y pensamientos sobre la biología humana, la biología en general, y cuán equivocados estamos".

En 1971, el presidente Nixon le declaró la guerra conta el Cancer. Como señaló Cowan, en ese momento acabábamos de descubrir el oncogén, el cual se consideraba como el causante del cáncer.

En las décadas siguientes, se han invertido grandes sumas de dinero en la investigación sobre el cáncer. Si los oncogenes fueran los causantes, la guerra contra el cáncer ya hubiera terminado, pero actualmente no estamos más cerca de una cura que en aquel entonces.

Cowan cita una investigación realizada por el gobierno australiano, que concluyó que la mejora en las estadísticas del cáncer por la quimioterapia es del 2.3 %.

"Ese es un retorno de inversión de 500 000 millones de dólares, probablemente el esfuerzo más costoso que los humanos hayan emprendido, excepto tal vez por la guerra", explica Cowan.

"¿Cuál es el problema? El problema presentado en el libro es que el cáncer no es un problema de oncogenes. Ni siquiera es un problema del ADN. Ni tampoco un problema del núcleo.

A lo largo de los años, se han realizado diferentes estudios en los que se trasplanta el núcleo de una célula sana a otra célula sana y la progenie es normal, como era de esperar.

Pero luego sacan el núcleo de una célula cancerígena, donde estos oncogenes [son], el ADN que supuestamente causan cáncer, y lo colocan en un citoplasma sano, donde la progenie es normal. Cuando toman un núcleo normal y lo colocan en el citoplasma de una célula cancerígena, la progenie se convierte en cáncer.

Ese simple experimento le explica exactamente que el citoplasma es la parte de la célula en la que se encuentra el problema del cáncer. La célula está conformada por dos partes. Básicamente, es una biomembrana lipídica que tiene un núcleo y un citoplasma. El citoplasma es básicamente agua estructurada o gel.

Ahora sabemos que el citoplasma es la causa del cáncer. Los eventos en el núcleo son consecuencia de la degeneración del citoplasma, y no al contrario.

Cuando estos investigadores lo hicieron, e identificaron claramente que el sitio del problema está en el citoplasma, postularon que un componente en el citoplasma sano debe ser capaz de curar las mutaciones del ADN en el núcleo, pero aún no hay evidencia de esto".


El citoplasma y el cáncer